Archivo de la etiqueta: Poesía

Fénix en la web

Pablo Anadón presenta hoy en Córdoba el número 25/26 de la revista de poesía y crítica Fénix. Además, la sociedad de poetas encontrará otra novedad: los 22 números de Fénix –desde su fundación en 1997- están reunidos en el blog http://revistafenix.blogspot.com/ por la colaboración de ACHÍS.

En el blog se pueden recorrer los poemas de Horacio Castillo, Alejandro Nicotra, Rodolfo Godino, Juan José Hernández, Rafael Felipe Oteriño, Santiago Sylvester, Susana Cabuchi, Ricardo H. Herrera, César Cantoni, Alejandro Bekes, Beatriz Vignoli, Claudia Masin, Diego Muzzio, Javier Foguet, Ezequiel Zaidenwerg y Tomás Aiello, entre muchos otros. También los trabajos de crítica y traducción, junto a los debates sobre la producción poética actual, son algunas de las entradas de visita obligatoria.

Les adelantamos una poesía del joven poeta Ezequiel Zaidenwerg que publicó Fénix en su último número.

El matadero

La lírica está muerta. Vinieron a buscarla
después que se cargaron a judíos, católicos,
comunistas, etcétera; una vez que borraron
a todos, en resumen, los que seguían creyendo
en algo todavía. Yo no me preocupé
cuando se la llevaron. (Supongo que a esta altura
se imaginan el resto). Es mentira que todos
seamos necesarios, y además el poema,
muchachos, no es de Brecht.
(¿Que qué pasó? Perdonen que me vaya
por las ramas). Fue por semana santa,
a plena luz del día. Casualmente,
yo estaba por ahí, y pude verlo todo:
ella andaba en su auto (muy caro, hay que decirlo,
para ir por esos barrios); de repente se cruza
un camión frigorífico. Frenan los dos de golpe.
Un tipo desdentado, de melena grasienta,
con anteojos de culo de botella,
se baja del camión y se pone a increparla. (En realidad,
todo estaba orquestado
de antemano). Se baja ella del auto. “Por favor”,
le pide, “tranquilícese”. “Yo no
me tranquilizo nada”, dice el tipo de los dientes y de pronto saca un arma
que tenía escondida entre la ropa,
y espejeaba ahora al sol.

A partir de ese punto,
en el recuerdo, se acelera todo.
El tipo le gritó que fuera para adentro,
a la parte de atrás, a hacerles compañía
a las reses. Pero ella se negó. Y ante la negativa,
el tipo la golpeó con la culata del arma,
y la tiró sobre el capot del auto,
de espaldas, boca abajo. Forcejearon un rato.
El tipo de los dientes se le pegó de atrás,
y le subió el vestido. Ella gritó
algo que no recuerdo, y un torrente de sangre
le brotó por la boca, a borbollones. (Explotó de repente,
igual que una morcilla que se deja
demasiado en el fuego. Y yo pensé
—de eso sí me acuerdo— en la justicia
poética).
La última
imagen que me queda en la memoria
es la de un taco de ella, partido, en el asfalto,
y la luna, joyesca, que rielaba
sobre el charco de sangre.

Etiquetado , , ,

El hijo de Borges

Las fotografías de Chema Madoz confirman que lo que nos rodea no está dado de forma unívoca. ¿Cuántos significados pueden referir una escalera y un espejo? Madoz modifica levemente algunos objetos de nuestra cotidianeidad al alejarlos de sus funciones ordinarias. Y, en un hallazgo repentino, un collar de perlas es una horca.

Chema Madoz nació en Madrid en 1958 y estudió historia del arte y fotografía (pero quien nos prestó el libro conjetura que Madoz también es diseñador industrial y, aunque sus biografías no lo dicen, también lo creemos cierto).

En el libro Obras Maestras, el fotógrafo estadounidense Duane Michals escribe: “Madoz vive en el interior de un espejo y observa el mundo boca abajo y del revés. Si Chema decidiera fotografiarte en forma de zapato, de repente te convertirías en un Jimmy Choo, así de sencillo. Su originalidad contradice con juegos de manos y trucos de Houdini. Su inteligencia me tiene asombrado y entusiasmado. Sin duda debe ser el hijo nonato de Borges”.

Etiquetado , , , ,

Literatura desde “el fin del mundo”

El año pasado once autores viajaron a Ushuaia para abrir un nuevo espacio de producción y discusión literaria. El Festival Iberoamericano de Nueva Narrativa lanzó entonces una convocatoria inspirada en los cronistas exploradores que en el siglo XVIII viajaron desde muy lejos a las tierras del sur.

¿El resultado? Crónicas del fin del mundo, un libro de distribución gratuita que recopila las obras escritas durante el Festival.

¿Los escritores?  Mario Bellatin (México), Oliverio Coelho (Argentina), João Paulo Cuenca (Brasil),  Mariana Enríquez (Argentina), Giovanna Rivero (Bolivia), Karla Suárez (Cuba) y el ilustrador Liniers.

La buena noticia es que el libro (auspiciado por el Instituto de Promoción Turismo de la Nación) se presentará mañana en el Centro Cultural España Buenos Aires. Los autores  firmarán ejemplares y dialogarán junto a Edgardo Cozarinsky y Elsa Drucaroff. También se darán a conocer las novelas ganadoras del Premio Iberoamericano de Novela Breve, Torrente de Mariano Quirós, y Los Eventuales, de Ulises Cremonte.

Además se proyectará el documental realizado por Rodrigo Espina: Historias del Fin del Mundo. Una excelente oportunidad para disfrutar de los imponentes paisajes patagónicos.

Más información:

Centro Cultural España Buenos Aires
Balcarce 1150 (San Telmo)
19 horas

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Homenaje a Benito Cabañas y a Pablo Neruda

Ayer a la noche en Achís nos acordamos del afiche de Neruda diseñado por Benito Cabañas. Entonces, se nos ocurrió fusionar a los dos artistas. Acá va:

Benito Cabañas. Homenaje Pablo Neruda. 2004, Abracadabra.

Poema 02… En su llama mortal la luz te envuelve…

En su llama mortal la luz te envuelve.

Absorta, pálida doliente, así situada

contra las viejas hélices del crepúsculo

que en torno a ti da vueltas.

Muda, mi amiga,

sola en lo solitario de esta hora de muertes

y llena de las vidas del fuego,

pura heredera del día destruido.

Del sol cae un racimo en tu vestido oscuro.

De la noche las grandes raíces

crecen de súbito desde tu alma,

y a lo exterior regresan las cosas en ti ocultas,

de modo que un pueblo pálido y azul

de ti recién nacido se alimenta.

Oh grandiosa y fecunda y magnética esclava

del círculo que en negro y dorado sucede:

erguida, trata y logra una creación tan viva

que sucumben sus flores, y llena es de tristeza.

Etiquetado , , ,