Archivo de la categoría: Fotógrafo

Mi viejo caballero

 

“Como todo el mundo sabe Alicia en el País de las Maravillas fue contada para entretenimiento de tres niñas en un picnic ribereño. Lo que poca gente sabe es que esa maravillosa fuente de historias nunca se secó. Yo fui su última niña amiga, y durante las muchas largas tardes que pasamos juntos, las historias siguieron surgiendo, frescas, originales e inimitables como siempre. Dos o tres veces por semana venía y me tomaba “prestada”, y nos íbamos juntos, absolutamente contentos una en compañía del otro, a pasar tardes que jamás olvidaré. Sí he olvidado las historias, porque nunca contaba la misma dos veces, pero el Jardinero Loco y el Censor Esférico de Sylvia y Bruno nacieron en esos paseos, y me recitó muchas estrofas de la Canción del Jardinero Loco que no aparecieron en el libro.

“La felicidad de nuestras tardes juntos de ningún modo terminaba al regresar a Christ Church. Solíamos pasar horas sentados, acurrucados juntos —el anciano y la pequeña— en un gran sillón, jugando juegos de palabras, creando e interpretando lenguajes cifrados, o resolviendo raros problemas matemáticos. También jugábamos juegos ordinarios: al backgammon, a las damas y a veces al ajedrez, pero se trataba siempre de exóticas variantes de los usuales, y se tomaba un enorme trabajo para crear sus reglas. Lo más divertido era el ajedrez. Él era, por supuesto, un maestro de este juego, pero cuando jugaba con un niño, los caballos y alfiles cobraban vida y sostenían acaloradas discusiones acerca de los derechos de las reinas o las propiedades de las torres.

“A los doce años tuve escarlatina, y durante seis largas semanas estuve clausurada a toda sociedad. En todo ese tiempo no pasó un día sin que llegara una carta de «mi viejo caballero» (como mi familia lo llamaba siempre), trayéndome un puzzle original o una cifra para resolver o un nuevo y absorbente juego. ¡Todo ese tesoro fue entregado a las llamas cuando me recobré, porque podía hospedar gérmenes! Me puse furiosa en esa época, y hasta hoy no he encontrado razones para revisar mi opinión de los doce años. “Uno de sus dones más destacables consistía en que, a pesar de que hablaba con sus niñas amigas exactamente como si fueran sus iguales, nunca vacilaba para corregir una falta: jamás con un regaño, pero sí de tal manera que una veía el lado malo y lo detestaba, y nunca olvidaba lo que él había dicho. La verdad del asunto es que él mismo tenía un corazón de niño, de manera que cuando le hablaba a una niña, aun sobre las cosas más profundas de la vida, ella comprendía, porque él le hablaba en su propio lenguaje.

“En una y otra y otra ocasión, pidió a mi madre que le permitiera llevarme afuera con él, unas veces a orillas del mar, unas veces a Londres. La mente victoriana veía un mal posible aun en la asociación de una niña de doce años con un anciano de sesenta y tres. Debe haber tenido una paciencia maravillosa, porque probó de nuevo y de nuevo, pero jamás se me permitió ir con él, y yo nunca, hasta el fin de mis días, dejaré de lamentarlo. Días de estrecho vínculo con quien, no obstante su mente extravagante, fue uno de los pocos santos sabios genuinos, me fueron negados, porque el santo era varón y yo era una niña.

“Reminiscencias de la Sra. Shawyer”,  en Diarios de Carroll de Roger Lancelyn Green.

Anuncios
Etiquetado , ,

Homenaje a todos los trabajadores

Les presentamos Trabajadores. Una arqueología de la era industrial del fotógrafo brasilero Sabastiao Salgado. Su proyecto empezó en 1986 y siguió durante un período de seis años. La primera fotografía se llama Mineros del carbón y fue realizada en la India: “En Dhanbad, las minas de carbón dan trabajo a 400.000 personas. Ciento cinco mil hombres descienden a las minas. Hasta 1950 las mujeres también cavaban para obtener el mineral, trabajaban de noche y morían en las explosiones y corrimientos de tierra procedentes del corazón de la tierra.” 
Los tres trabajadores que aparecen en la fotografía cobraban 1,30 dólares al día.

”Para mí, las fábricas de acero son como dioses poderosos y enormes que gobiernan la terrorífica producción de metal que domina nuestro sistema. Todo lo que contienen es violento, desproporcionado y peligroso. El trabajador siderúrgico sabe bien que trabaja en la frontera de la muerte, entre ríos de fuego líquido, rodeado por las calderas del infierno. También sabe que es el acero lo que controla el mundo”. Su foto:

Salgado relata así sus intenciones en este proyecto: “Estas fotografías narran la historia de una época. Las imágenes servirán para practicar una arqueología visual sobre un tiempo que la historia conoce como “la Revolución Industrial”; un tiempo en el que el trabajo manual de hombres y mujeres constituía el eje del mundo. Los conceptos de producción y eficacia están cambiando y, con ellos, la naturaleza del trabajo. Este mundo tan industrializado avanza a la carrera tambaleándose hacia su futuro. En realidad, la recapitulación de estos tiempos es el resultado del trabajo de gente de todo el mundo, aunque en realidad sólo se beneficien unos pocos… Y así continúa dividido el planeta: el primer mundo sufre una crisis de exceso, el tercer mundo sufre una crisis de necesidad y, a finales del siglo, el segundo mundo—el que se edificó sobre el socialismo—se desmorona.”

Salgado quería que quien entrara a alguna de sus muestras no saliera siendo la misma persona. Les dejamos LA pregunta que nos hace el autor: “¿Estamos condenados a ser espectadores en gran medida? ¿Podemos cambiar el curso de los acontecimientos? ¿Podemos aducir “fatiga de compasión” cuando no mostramos ningún signo de “fatiga de consumo?” 

Etiquetado , , , , ,

Golpes en el CCR

Hoy se inaugura la muestra de fotografía Golpes a las 19 hs en el Centro Cultural Rojas.

Después de ver las imágenes de Diego Levy, nos quedamos sin palabras. Así que, esta vez, preferimos citar las de él:

“Me gusta el Boxeo. Soy de los que lo consideran un deporte de alto rendimiento, y con reglas claras. Durante unos años lo practiqué con un entrenador que me incentivaba con frases como: los golpes no alimentan o téngale bronca al cuerpo… Por alguna razón siempre me quedaron grabadas esas frases, así como también el rostro de mi entrenador, tallado por los golpes.

Golpes es una serie de retratos de estos hombres que han dedicado sus vidas a este noble y sacrificado deporte. El conjunto de retratos suma historias en esas huellas. La quietud y la aparente serenidad en esas grietas nos muestra un pasado tormentoso. Los golpes fueron detenidos en el tiempo. Además de la inevitable reflexión, el objetivo es rendir un homenaje a estos notables y valerosos luchadores que casi siempre dejaron todo y con demasiada frecuencia se quedaron sin nada”.

Etiquetado , , , , , ,

La luz según Arturo Aguiar

El fotógrafo sanjuanino Arturo Aguiar mezcla imágenes barrocas con la tecnicidad moderna de la fotografía. Extraña ver sus fotografías en la era de la fotografía digital, hiper enfocada y detallista. Aguiar nos traslada a espacios luminosos anaranjados y a veces nos abandona en zonas de oscuridad profunda.

Aguiar conoce el comportamiento de la luz y lo explota al máximo. Realizó estudios de Ciencias Físicas en la Universidad de Buenos Aires y clínicas de arte con Alberto Goldenstein, Jorge Gumier maier y Tulio de Sagastizábal. Sus fotografías se encuentran en las colecciones de la Fundación OSDE, Banco Ciudad y Petrobras. También en importantes colecciones privadas de Argentina, Costa Rica, los Estados Unidos, Francia, Noruega y Suiza.

Los invitamos a inmiscuirse en el terreno profundo de las fotografías de Aguiar.

¡Salud!

Etiquetado , ,

El ilusionista Cayetano Ferrer

Les presentamos algunas fotografías del estadounidense Cayetano Ferrer. En sus fotografías hay objetos que desaparecen frente a los ojos del espectador. Para generar ese efecto, pega unas imágenes sobre otras. Además, realiza instalaciones de video en las que combina distintas técnicas. Un mezclador de estilos que genera imágenes con impacto.

Los invitamos a navegar su sito web y disfrutar de sus obras más representativas: City of Chicago, Proposal for a Las Vegas Casino, Daejeon City Project y Western Imports.

Cayetano Ferrer.

¡Salud!

Etiquetado , , ,

Mujeres bellas al azar

“Cuando veo una mujer atractiva, hago lo que mejor sé hacer, fotografiarla”, dijo una vez Garry Winogrand (1928-1984). En el diario El País, Julia Luzan escribió un artículo acerca de la serie de fotografías Women are beatiful (Las mujeres son bellas), que próximamente se va a exhibir en la Fundación Foto Colectania en Barcelona.

Winogrand nació en el Bronx neoyorquino y cambió la forma de pensar la fotografía. Sus imágenes, tomadas en las calles de Nueva York, son hoy documentos valiosos que reflejan la década del 70.

La serie de fotografías que presentamos en Achís no constituyen un reportaje, sino que las tomas fueron realizadas al azar. Winogrand era un obsesivo: “Fotografío para ver cómo se ven las cosas cuando son fotografiadas”. En esta ocasión, disparó su cámara aproximadamente 15 mil veces.

Si bien el ensayo Las mujeres son bellas no fue muy bien visto por los críticos, se convirtió en un símbolo de la época: mujeres que se manifestaban con pancartas, que irrumpían en los oficios que hasta ese momento eran exclusivos de los hombres, que pedían la legalización del aborto y que mostraban su cuerpo sin inhibiciones.

“No sé si todas las mujeres de las fotos son bellas, pero sí que las mujeres son bellas en las fotos”, escribió en el prólogo de su libro. Es verdad que Winogrand casi no miraba por el visor y que tomaba las fotografías sin encuadrar, lo que hoy muchos aficionados hacen con los dispositivos fotográficos de sus celulares. También sacaba miles y miles de fotografías: en 1984, luego de su muerte, dejó en su estudio más de 300 mil rollos sin revelar y miles de imágenes sin clasificar. Un tesoro.

¿Era fotógrafo por tener una cámara y tomar instantáneas en las calles?

NO.

Entre las fotografías de Winogrand y las miles de imágenes que se suben diariamente a Internet…hay un abismo.

¡Salud!

Etiquetado , , , , , , ,

LOBOgraphia

Lobo Velar de Irigoyen. Las chicas, 2006, collage de fotografías en neg. color 35 mm. 90x65 cm.

Esta semana decidimos destacar el trabajo del fotógrafo publicitario Lobo Velar de Irigoyen, un referente ineludible de la fotografía local. “Dibujo previamente las fotos, hago unos bocetos muy precarios para ordenar las secuencias y luego aparece una ecuación que combina imaginación, intuición e investigación de nuevas técnicas, porque sí hay una búsqueda para mostrar algo visualmente innovador”, explicó el fotógrafo en la última edición de la Revista Ñ.

Lobo Velar Irigoyen. Los chicos, 2006. Collage de fotografías, neg color, 35 mm. 65x80 cm.

En Achís publicamos una serie de composiciones que aparecen en LOBOgraphia, su estudio de fotografía, en la sección “artwork”. Son tres collages de fotografías, realizadas en 35 mm con película color. La última foto, titulada “El color del amor” es un conjunto de fotografías cortadas y pegadas a mano:

Lobo Velar de Irigoyen. The color of love, collage de fotografías 35 mm color. Cortadas y pegadas a mano. 90 x45 cm (2005)

Etiquetado , , , ,

Muchiut y el mundo

Autorretrato de Daniel Muchiut.

En la Revista Ñ del sábado 19 de febrero nos encontramos con la obra de un fotógrafo que nos sorprendió: Daniel Muchiut. Nació en Chivilcoy en 1967 y actualmente dirige la Fotogalería del Museo de Artes Plásticas de su ciudad natal, establecimiento que creó junto a Eduardo Gil en 1988. Los temas de sus trabajos, atravesados por un fuerte compromiso social y político, casi siempre se desarrollan en su pueblo. La nota explica el origen pobre de este gran fotógrafo, que debió vender su bicicleta para comprarse su primera cámara fotográfica.

De la serie Vida de perros, Chivilcoy, Argentina.

A través de la mirada justa de Marcos Zimmermann pudimos conocer su trayectoria y sus trabajos más importantes. Aquí les reproducimos los pasajes que más nos gustaron de la nota:

“Lo cierto es que sus ensayos podrían ser transportados a otras latitudes sin perder validez, sentido, ni sustancia, aunque al mismo tiempo, al mirar cada una de sus fotografías, uno tiene la certeza de estar frente a un trabajo profundamente argentino”.

“(Un fotógrafo) que necesita andar poco por el mundo para contar lo que sucede en todo el mundo. Un observador austero en los medios pero justo en la mirada, que consigue expresar la realidad cruda a través de fotografías sensibles. Imágenes todas que transforman a este fotógrafo pobre en un artista riquísimo”.

Les pasamos el sitio web del fotógrafo.

Etiquetado ,

MARTIN PARR

Martin Parr, Punta del Este, Uruguay.

Es viernes a la noche y sigue lloviendo. ¿Por qué nos gusta tanto ir a la playa?
Fragmento tomado del catálogo Playas, (México, Editorial RM, 2009):

“Un día en la playa es igual en todo del mundo: encontrar un lugar para sentarse, colocar la sombrilla y las sillas, luego acomodar la comida, el material de lectura, las toallas, la cubeta y la pala. Ya con el traje de baño puesto, uno se aplica bronceador, se da un chapuzón, platica, cuida a los niños, coquetea, lee, come y bebe algo, disfruta de un juego de futbol, escucha la radio, toma una siesta y, por supuesto, examina cuidadosamente el físico de sus vecinos, su traje de baño y su comportamiento.

Martin Parr, Cosquín, Argentina.

Éstas Posiblemente son actividades muy comunes, pero el estilo con el que se realizan, cambian entre una playa y otra, entre un país y otro. En las playas de América Latina el comportamiento de la gente es tan característicos debido a su idiosincrasia, que un espectador puede identificar la nacionalidad de los vacacionistas con sólo ver el lugar en donde están sentados, con quién están, la manera en que visten y lo que consumen.

Martin Parr, Playa de Copacabana, Brasil.

La playa es un lugar donde convergen lo público y lo privado. Una curiosa mezcla entre protección e intimidad. Aquí se delimita un espacio sin estructura que es transformado temporalmente a través de artefactos y rituales en un espacio personal. La proximidad con otras personas que realizan las mismas actividades –similar a viajar en avión por varias horas–, hace que la gente baje la guardia y deje al descubierto su cuerpo, sus hábitos y sus relaciones a cualquiera que le interese o se atreva a mirar, mientras ellos duermen y sueñan tendidos en la arena”.

Etiquetado , ,